Inicio Geografía y Lugares del mundo Historia de México: de la Declaración de la Independencia a la Revolución

Historia de México: de la Declaración de la Independencia a la Revolución

2048
historia de la revolución de méxico

México no fue ajeno a los movimientos revolucionarios independentistas latinoamericanos que desde Argentina y la Gran Colombia dan sus primeros pasos. Las reformas que intenta poner en marcha Fernando VII a su gobierno colonial más allá de producir cambios positivos contribuyeron con el resquebrajamiento social. El 16 de septiembre de 1810, en Guanajuato, se produce el primer levantamiento contra las autoridades locales, sin desconocer la autoridad del rey, encabezado por el cura Miguel Hidalgo y Costilla, quien sería fusilado más tarde al ser sofocada la intentona de golpe. Otro fallido se produjo en 1814 al mando de otro sacerdote de pueblo: José María Morelos y Pavón. Vicente Guerrero asumiría el mando de la revolución. En el año 1820 éste se reúne con Iturbide, un general criollo que sirvió a los realistas y quien fusiló a Morelos, con el objetivo de unificar sus ejércitos y luchar juntos por la independencia. De esta unión estratégica surgió un acuerdo que se conoce como el “Plan de Iguala”, que más que un plan militar era una base política y de gobierno que plasmaba las ideas de un México independiente gobernado por un monarca europeo, la igualdad entre criollos y españoles y la oficialización del catolicismo.

Juan O´Donojú llegó como virrey el 15 de julio de 1821 y no tuvo otra opción que aceptar la independencia mexicana. En 1822 Agustín de Iturbide se hace del poder y es proclamado “Emperador” (utilizó el nombre de Agustín I). Casi un año después ocupa su lugar Antonio López de Santa Anna, caudillo de la rebelión que obligó a Iturbide a abdicar de su cargo.

plan de Iguala
Proclamación del Plan de Iguala

En 1824 el congreso aprueba una constitución republicana y federal, cuya presidencia recae en el general Guadalupe Victoria. En 1825 es abolida la esclavitud. La incipiente forma de gobierno democrática no iba perdurar demasiado; centralistas (grupo conservador) y federalistas (liberales y anticlericales) se embarcarían en una lucha que no ahorraría violencia. En 1829 es rechazada una invasión española que pretendía retomar su colonia. Guerrero es elegido presidente ese mismo año de 1829.

vicente guerrero
Retrato de Vicente Guerrero

Dos años más tarde sería asesinado y su muerte marcaría el comienzo de una época signada por las constantes rebeliones. Una tras otras se dieron cita hasta la elección de Antonio López de Santa Anna, centralista acérrimo y con importante apoyo militar, como presidente. Texas estaba sometida a la soberanía mexicana hasta que en 1836 declara su separación de México, luego de derrotar a Santa Anna en San Jacinto.

Luego de adquirir mucho poder, el presidente mexicano impone una constitución ultra-centralista. La ambición de Santa Anna por anexar California y los problemas que surgieron de la separación texana, determina que en el año 1846 Estados Unidos ocupe el norte de México, luego de declararle la guerra. En 1847 las tropas estadounidenses llegan a Ciudad de México. El acuerdo Guadalupe Hidalgo determina el retiro de los norteamericanos y la cesión, por parte de México de los territorios la alta California, Arizona y Nuevo México, fijando el río Bravo como límite entre ambos países. Obviamente Estados Unidos anexionó muchos más territorios, que aún hoy son motivo de reclamos (en 1853, por el tratado de Mesilla México cede el sur de Arizona, el suroeste de Nuevo México).

Antonio López de Santa Anna
Retrato de Antonio López de Santa Anna

Luego del estrepitoso fracaso bélico y ante las urgencias que padecía su país, Santa Anna no pudo continuar en su cargo y se marchó al exilio. Sin embargo, en 1853 regresa y se autoproclama dictador con el apoyo de los viejos grupos conservadores centralistas (militares, terratenientes, religiosos). La dictadura tuvo escasa duración cuando en 1854 una rebelión liberal obliga a Santa Anna a huir. El triunfo de los liberales estuvo en manos de grandes líderes entre los que se destacó Benito Juárez, un indígena que llevaba impregnado en su ser los valores de la democracia y la integridad moral, apoyado por Estados Unidos. En 1857 de dicta una constitución que reflejaría estos pensamientos. Pero las diferencias sociales estaban muy lejos de desaparecer; por el contrario, en 1858 comienza la guerra de “los tres años”, transcurridos los cuales resultó triunfador el juarismo.

Benito Juarez
Retrato de Benito Juarez

Benito Juárez es elegido presidente en 1861. Como todo nacionalista que dedique sus esfuerzos a mejorar la calidad de vida de su gente, Juárez se rebela contra Francia, España y Gran Bretaña, negándose a pagar la deuda externa, que desangraba las arcas famélicas dejada por las guerras intestinas. Obviamente estas potencias no relegarían sus intereses tan fácilmente. Francia toma la iniciativa y, por ende, el control de las represalias. En 1861 parte una expedición que tan sólo un año después llegaría victoriosa a la capital mexicana. Se impuso un gobierno provisional hasta 1863 en que se proclamó a México como un imperio cuya corona reposaría en la cabeza del archiduque de Austria, Maximiliano I. Su reinado llegó a su fin en 1867 cuando Estados Unidos presionó para que Francia retirara sus tropas. Las huestes republicanas ocuparon la ciudad al mando del general Porfirio Díaz. Sin la protección francesa Maximiliano fue fusilado. Juárez seguía contando con el apoyo estadounidense por lo que fue repuesto, nombrado por el Congreso, como presidente de la República. Murió en 1872.

Hasta 1876 ocupó el cargo vacante el presidente de la Suprema Corte: Sebastián Lerdo de Tejada. Porfirio Díaz, tanto en 1872 como en 1877 encabezó dos insurrecciones, teniendo éxito en la segunda, con la que llegó abruptamente al poder. Díaz gobernó hasta el año 1911. Durante su dictadura entregó los capitales mexicanos, que habían reportado un importante crecimiento, a las potencias extranjeras. Favoreció aún más a las clases altas de la sociedad y al clero, despojando de sus tierras a los indígenas de manera violenta. El descontento fue inevitable y sus consecuencias, irreversibles. Treinta años de sometimiento indígena, campesino y de toda la clase trabajadora. En 1908 se sofocaron revueltas en varios pueblos mexicanos (Chihuahua, Las Vascas, etc.). En un intento de aminorar la debacle le da cierta participación a la oposición indígena, pantomima de la que sería cómplice Francisco I Madero. Díaz fue reelecto en 1910 pero no pudo cumplir su mandato al ser obligado a renunciar ante la evidencia del fraude electoral. Madero es reconocido como el líder de la revolución siendo elegido presidente en el año 1911. La larga historia mexicana dio sobradas muestras de que ejercer el poder de ese país no es tarea sencilla, en una tierra de hombres que soñaron y actuaron en pos de un futuro al que no renunciarían.

Más historia de México » De la Revolución hasta nuestros días

Deja tus preguntas y comentarios aquí!

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.