Inicio Deportes Extremos Clases de rápidos

Clases de rápidos

771
clases de rápidos

Existen diferentes tipos de rápidos donde se puede practicar rafting que varían según dificultad y habilidad de aquellos que lo practican. Sabemos que los rápidos se diferencian por clase y no por nombre, y cuando más alto el número, más complejo es el trayecto de ese rápido. Los rápidos de clase 1 consisten en áreas muy pequeñas que no requieren la habilidad de maniobrar. Para esta clase de rápidos no se necesita ningún tipo de habilidad ni práctica previa. Son utilizados generalmente para turistas que quieren experimentar el rafting en un spot turístico. Los de clase 2 contienen áreas un poco más peligrosas, con algunas rocas y que requieren de saber maniobrar. Está clase también puede ser utilizada como entretenimiento turístico ya que con la ayuda de un guía se puede completar el trayecto. En el caso de los rápidos de clase 3, ya contienen pequeñas olas, e incluso algunas caídas libres pero que no presentan mayor peligro.

Si se desease practicar rafting en alguno de estos ya se requiere una habilidad un poco más avanzada en lo que respecta a maniobrar. Por otra parte, los de clase 4 exigen una habilidad más profesional en lo que respecta a rafting. Sabemos que contienen olas de tamaño medio, rocas, caídas considerables y habilidades de manubrio mucho más avanzadas. En lo que respecta a las otras dos clases, son los más difíciles y que requieren mayor profesionalismo. Los rápidos de clase 5 se caracterizan por tener olas de tamaño mucho mayor a los de clase 4, rocas grandes y peligrosas como así también la posibilidad de encontrarse con caídas de aspecto considerable y, además, necesitan de una habilidad de maniobra muy precisa.

En el caso de los rápidos de clase 6 se consideran demasiado peligros e innavegables si uno solo cuenta con los conceptos básicos de rafting. Aquellos que deseen retar esta clase de rápidos saben que deben enfrentarse a ríos muy bruscos, olas enormes, rocas gigantes y mucho más peligrosas que en otras clases. También pueden encontrar caídas demasiado bruscas incluso para el equipamiento que se utiliza, donde podría verse gravemente dañado. De hecho, se ha registrado varios casos de muerte en estos trayectos. En conclusión podríamos afirmar que el rafting es uno de los deportes extremos más peligrosos si no se tienen en cuenta las precauciones básicas. A pesar de los peligros que presenta, se sabe que este deporte ha evolucionado y se ha perfeccionado con los años, ya que se ha desarrollado equipamiento mucho más especializado y de calidad superior. Igualmente, se tienen en cuenta que el peligro que presentan ambientes naturales donde se realiza esta clase de deportes es alto y que se necesita tener un control muy exigente sobre los lugares donde practica. Más allá de todos los peligros que presenta este deporte tan particular, sigue siendo uno de los más atractivos tanto para profesionales como simplemente turistas de momento.

Deja tus preguntas y comentarios aquí!

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.