El lavado de manos: cuidados y técnica

El lavado de manos: cuidados y técnica

1788
Compartir

El lavado de manos es la medida más eficaz para la prevención de las infecciones nosocomiales, es decir intrahospitalarias. Éste debe realizarse antes y después del contacto con los pacientes y entre distintos procedimientos en un mismo paciente. Se realizará con soluciones alcohólicas, las cuales han demostrado ser sumamente útiles para disminuir los recuentos bacterianos de las manos y, al poseer bases emolientes se evita la irritación y las lesiones de la piel. Las mismas están disponibles junto a la cama del paciente. No deberá utilizarse el alcohol de las cajas de las que disponen los técnicos que llevan a cabo la extracción de sangre, ya que carece de emolientes.

cepillo y jabonTécnica para la aplicación de soluciones alcohólicas en el lavado de manos

Para aplicar la solución alcohólica, las manos primero deben estar visiblemente limpias. Comprobado esto, es necesario quitarse reloj y anillos. Derramar dos (2) apliques de la solución sobre la palma de las manos. Frotar las manos juntas cubriendo toda la superficie y los dedos hasta que estén totalmente secas. Si las manos se secan antes de los 10 a 15 segundos, probablemente se aplicó un volumen insuficiente de solución. Ante esta eventualidad repetir el procedimiento.

lavado-quirurgico-de-manosSituaciones que requieren el uso de soluciones alcohólicas

  • Antes y después del contacto con el paciente y su medio ambiente central o periférico.
  • Antes de colocarse guantes para una extracción de sangre u obtención de otra muestra.
  • Después del contacto con objetos inanimados
  • Entre distintos procedimientos en un mismo paciente.
  • Al utilizar guantes para la extracción, estos deberán tener contacto con el paciente solamente.
  • Se frotará un algodón humedecido con alcohol en forma circular, desde adentro hacia afuera. No pasar dos veces por un mismo sector.
  • Solamente cuando las manos no estén visiblemente limpias se realizara el lavado con agua corriente y una solución jabonosa.

lavado-de-manos-con-jabonTécnica pre-quirúrgica de lavado de manos

  • Quitarse reloj y anillos.
  • Utilizar agua corriente tibia. Humedecer manos y muñecas.
  • Aplicar la solución jabonosa y friccionar vigorosamente las manos durante 15 segundos, comenzando por las palmas, dorso, entre dedos, cada dedo y las muñecas.
  • Limpiar adecuadamente debajo de las uñas, las cuales deberán permanecer cortas.
  • Enjuagar con abundante agua para evitar que queden restos de jabón o suciedad, desde la parte más limpia (muñecas) a la más contaminada (dedos). Colocar las manos con los extremos de los dedos hacia arriba y con una mano retirar la toalla de papel.
  • Secar con una toalla de papel descartable primero la palma, y con la otra cara del papel el dorso, los dedos y la muñeca, sin pasar dos veces por el mismo lugar y de la zona más limpia a la más contaminada. De ser necesario, para la otra mano tomar otra toalla descartable y repetir el procedimiento. Las manos nunca deben quedar húmedas.
  • Con la toalla utilizada en primera instancia cerrar la canilla y arrojarla con cuidado para no contaminar las manos.

En cada baño de la habitación del paciente se hallará un dispenser con solución jabonosa líquida y toallas descartables, al igual que en los consultorios externos y en cada office de enfermería.

No hay comentarios

Deja tus preguntas y comentarios aquí!