Inicio Deportes Extremos Las primeras tablas de surf

Las primeras tablas de surf

875
primeras tablas de surf

Las primeras tablas de surf solían estar hechas de madera maciza y podían llegar a medir entre 1,20 hasta 4 metros, dependiendo de la zona en donde se desarrollara el deporte. Las tablas actuales son industriales y están generadas a partir de fibra de vidrio y espuma de poliuretano, que a su vez son mucho más ligeras y tienen diseños hidrodinámicos. Sabemos que existen diferentes tipos de tablas que pueden adaptarse al estilo de surf y de la ola, como así también a la constitución física del deportista. Hoy en día las tablas son hechas en relación con el estilo de surfeo australiano, que se basa en movimientos rápidos y fuertes. El diseño que más se fabrica fue el diseñador por Simon Anderson, que contiene tres quillas y suele fabricarse de entre 5 y 8 pies dependiendo de la contextura física de aquel que quiera practicar surf como así también de las olas que quiera enfrentar.

Podríamos considerar un arte el hacer tablas de surf, ya que necesitan estar bajo la mano de un profesional para que esta corresponda a todas las exigencias del deportista. Sin embargo, desde hace unos años, se comenzó a fabricar tablas de surf en serie, de materiales mucho más resistentes y durables que las fibras de vidrio.

Las tablas de surf se pueden categorizar en: shorboards (tablas cortas) que miden entre cinco y siete pies, longboards (tablas largas), de entre 8 y 12 pies y por último la funboard, que es un híbrido entre las dos anteriores y puede medir entre 7 y 9 pies. En este deporte, las olas son uno de los elementos más fundamentales, ya que sin ellas, no existiría. La dificultad del deporte se basa, justamente, en el tamaño y la forma de estas.

Las olas que se utilizan para practicar surf son aquellas que evolucionan formando una pared y la espuma que las acompaña se desliza para la izquierda o la derecha. Existen algunos rasgos importantes que las diferencian entre aquellas útiles par realizar surf y las que no. La primera característica tiene que ver con la forma de la pared de la ola. Esta debe darse sobre una línea horizontal, ya que es allí donde el surfista debe apoyarse para deslizarse. Otro importante es el brazo, es decir, la longitud que tiene esa pared y por último el hueco, o sea, la distancia que existe entre los dos extremos de la pared. Como conclusión podemos decir que el surf es uno de los deportes más importantes entre los que pueden categorizarse por extremo, ya que se extiende en una gama de edades muy interesante de aquellos que lo practican, y también en ambos sexos. Por otra parte, este deporte ha tenido tal influencia que incluso se ha llegado a formar una suerte de subcultura entre aquellos que lo practican.

Deja tus preguntas y comentarios aquí!

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.