Inicio Deportes Extremos Aladeltismo: una disciplina única

Aladeltismo: una disciplina única

825
Aladeltismo

Podría definirse al aladeltismo como un deporte el cual consiste en planear a través de un mecanismo conocido comúnmente como ala delta (que sin duda le da su nombre al deporte), que funciona deslizándose en el aire sin la necesidad de utilizar motor, aunque hoy en día se pueden encontrar casos donde se utilice. Por otro lado, también sabemos que la velocidad de despegue y aterrizaje oscila entre baja y moderada, por lo que es posible realizarlos a pie.

La forma tradicional de realizar aladeltismo, es decir, controlar el ala delta, consiste básicamente en alterar el peso del cuerpo, pero también se puede acudir a otros dispositivos, incluyendo los recientemente conocidos sistemas de control de vuelo. También se debe tener en cuenta que el piloto utiliza un arnés el cual lo mantiene en un balance entre este y el mecanismo. En lo comienzos, el aladeltismo estaba restringido, ya que todavía se consideraba una actividad demasiado peligrosa, por lo que, los pilotos estaban condicionados a deslizarse desde colinas bajas y realizar performances de baja calidad. Hoy en día, no existen estas restricciones ya que la tecnología y su avance inminente sobre casi todos los deportes permitió que los pilotos pudieras volar por horas, a miles de metros de altitud,realizando maniobras e incluso cruzar grandes regiones a vuelo. A pesar de la libertad que uno pensaría que se consigue mediante el vuelo, la Federación Aeronáutica internacional tiene un control muy estricto sobre los deportes aéreos, incluidos el aladeltismo.

La historia del aladeltismo se remonta muy lejos en el tiempo, donde Abás Ibn Firnas realizó el primer vuelo exitoso (pero si un control inminente) del estilo que hoy planteamos, pero no fue hasta 1890 cuando Otto Lilienthal logró realizar más de dos mil vuelos perfectamente cronometrados, calculados y controlados. Cuando los hermanos Wright crearon un sistema de vuelo motorizado, todos los deportes aéreos que no contaban con motor quedaron descartados. Fue entonces, en 1961 cuando gracias a un ingeniero de la NASA (Francis Rogallo), el aladeltismo volvió a surgir de las cenizas. Francis Rogallo logró inventar un ala flexible, que resultó ser una alteración del ala delta original, utilizada principalmente en el programa Apollo como paracaídas controlable. Un par de años después, la NASA descartó este proyecto, pero los deportistas aficionados decidieron retomarla y utilizarla como planeador deportivo, siendo la adaptación más importante la creada por John Dickenson. En los 70, asombradas por el interés que había despertado este nuevo sistema de vuelo, las compañías comenzaron a crear copias basadas en el modelo creado por Dickenson, volviéndose así uno de los deportes de vuelo libre más importantes del mundo, llegando a abarcar campeonatos mundiales sobre el aladeltismo.

Deja tus preguntas y comentarios aquí!

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.