Inicio Construcción y Materiales Hormigón, material indispensable en la obra

Hormigón, material indispensable en la obra

2057
Definición: mezcla de cemento, piedras y arena muy utilizada en estructura y fachada de construcciones arquitectónicas.

El concreto es un material que se utiliza mucho en los procesos de construcción, también se lo conoce como hormigón; el nombre concreto proviene del latín concretus, que significa “unir”, mientras que el término hormigón quiere decir “moldeable”.

El concreto resulta de la mezcla de conglomerantes, conocidos como cemento, con áridos (arena, grava o gravilla) agua y finalmente adiciones y aditivos. El agua es la encargada de hidratar el cemento, iniciando así grandes reacciones e importantes reacciones químicas que terminan endureciendo la mezcla, obteniéndose así el concreto. Los aditivos que se emplean para producir modificaciones en las características básicas son entre ellos: retardadores, colorantes, aceleradores, impermeabilizantes, etc.

El concreto (hormigón): la médula ósea de la construcción

Los términos "concreto" y "hormigón" pueden ser considerados sinónimos.
Los términos «concreto» y «hormigón» pueden ser considerados sinónimos.

El concreto ordinario posee una resistencia a la compresión de 150 a 500 kg/cm cuadrados, hoy en día existen tipos de concretos especiales que son capaces de resistir hasta 2000 kg/cm cuadrados. También posee resistencia a la tracción pero no mucha; su tiempo de fraguado oscila entre la forma instantánea y dos horas y media, su densidad es de 2350 kg/m cuadrado. Antes de que se lleve a cabo el fraguado del concreto, el mismo posee una consistencia más o menos fluida adaptándose a la forma del recipiente que lo contiene, para darle forma se emplean moldes de tipo transitorio que se conocen como encofrados; los mimos se retiran luego de ser utilizados.

Aplicaciones del hormigón en la actualidad

concreto-construccionEl concreto es un material que pose como principal característica la resistencia ante esfuerzos de compresión, de todas formas su resistencia ante la tracción como al corte son muy bajas, es por esto se lo usa sólo en circunstancias donde los riesgos de fallo por tracción o cortes sean casi nulos. Para superar esta deficiencia se introducen en el concreto barra hechas de acero, haciendo así que el esfuerzo de tracción descanse en estas barras.

Es habitual, a la vez, emplear barras de acero en elementos o áreas netamente comprimidas, como en los pilares, ya que, en definitiva, los intentos de compensar las desventajas del concreto dieron lugar al desarrollo de una nueva técnica: el hormigón armado.

Los expertos investigaron también, cuán conveniente era introducir tensiones en el acero de forma deliberada, desarrollándose así las técnicas del hormigón pos-tensado y el hormigón pre-tensado.

Aquí el concreto resulta comprimido de forma previa y por eso las tracciones que surgirán para poder resistir las tracciones externas se vuelven decompresiones de las partes que estaban previamente comprimidas, brindándonos así muchas ventajas.

Tipos de concreto u hormigón

A medida que pasaron los años el concreto fue perfeccionándose y dividiéndose según sus aplicaciones: está el concreto aireado o celular que se obtiene agregándole a la mezcla una gran cantidad de aire, obteniendo así un hormigón de densidad menor a 1, lo cual nos otorga un muy buen aislamiento térmico.
Tenemos también el concreto traslúcido, que se obtiene mezclando plástico o fibra de vidrio, el microhormigón, es el que más altas prestaciones posee se emplea principalmente para fabricar tejas de Uralita y otro tipo de ecomateriales. Tenemos también el hormigón de tipo permeable, el cual emplea áridos de gran tamaño que permite, una vez colocado, que queden huecos entre las piedras y la pasta; de todas maneras su desarrollo está en una fase experimental pero en poco tiempo lo veremos utilizado en pavimentos.
El hormigón ciclópeo está formado por una mezcla de concreto con una resistencia a la compresión de 175 kg/cm cuadrados y se emplea en la fabricación de muros de contención. Por último en la clasificación, tenemos el hormigón de alta densidad, conocido también como hormigón pesado, este tipo de concreto posee una densidad superior a la habitualmente conocida, es capaz de alcanzar una densidad de hasta 6000 kg/m cúbicos y más. Su fabricación es a base de áridos de densidades superiores a los comunes, por lo general esta clase de concreto se emplea para blindar estructuras y proteger instalaciones frente a la radiación.

Deja tus preguntas y comentarios aquí!

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.