Inicio Misceláneas Receta de verano: una ensalada fresca

Receta de verano: una ensalada fresca

1290

Las ensaladas son un alimento ideal para el verano; entre sus ventajas se encuentra el hecho de que más del noventa por ciento de la composición de las hortalizas es agua. Incorporar ensaladas es una forma sencilla y rápida de hidratar el organismo. Además, son fuente excelente de vitaminas reguladoras de múltiples procesos orgánicos.

De acción refrescante, depurativa, desintoxicante y diurética, las ensaladas, al ser ricas en agua, lo son también en potasio y aceites esenciales y pobres en sodio. Contribuyen, pues, a eliminar excesos y a colaborar con las dietas para hipertensos o aquellas personas que padecen oliguria, retención de líquido, hiperuricemia, gota, etc. Los rayos solares son los principales agresores para la piel y una de las causas del envejecimiento y del desarrollo de melanomas; muchas ensaladas aportan nutrientes básicos para el cuidado de la piel.

Las hortalizas como las zanahorias, remolachas, pimientos, tomates, coles,  lechugas, etc., aportan betacaroteno que se transforma en vitamina A, agente que renueva la piel y las mucosas, así como también aportan vitamina C que propende al mejoramiento de la producción de colágeno. Su riqueza en fibras las torna un excelente regulador intestinal. La abundancia en antioxidantes (carotenoides -beta-caroteno, ácido alfa-lipoico, licopeno-, vitamina C, vitamina E, flavonoides, selenio…) en los vegetales convierte a las ensaladas en platos ideales para la prevención de enfermedades cardíacas y el cáncer.

ingredientes-receta-verano

Ingredientes de la ensalada

tres tomates,
dos pimientos rojos o morrones,
tres zanahorias,
diez aceitunas,
champiñones,
2 tallos de apio,
2 pepinos,
lechuga verde,
2 endivias,
perejil,
1 pimiento verde,
rúcula,
hojas de espinacas crudas,
1 aguacate,
2 remolachas,
sal,
una taza de alubias rojas.
Opcional: mix de semillas!

Preparación de la receta

receta-veranoEn una fuente bien grande distribuir ordenadamente los ingredientes mencionados. Es muy importante la forma en que se presentan los alimentos pues la primera impresión, la visual, es el comienzo del goce de una buena comida.
Cortar los tomates bien finos en capas casi transparentes les otorga un toque de delicadeza que redunda al momento de degustarlos.
En el caso de los pimientos ya sea rojos, verdes o amarillos (que resultan excelentes visualmente) se les debe despepitar dado que sus semillas poseen un sabor amargo no aconsejable para este tipo de preparación.
La remolacha y las alubias pueden adquirirse ya cocidas y listas para su consumo aunque nada mejor que los alimentos frescos (a pesar de que su preparación sea más trabajosa).
Las zanahorias conviene cortarlas en bastones bien finos y las endivias separarlas en hojas o cortarlas longitudinalmente en cuatro. Así, debe tratarse de armar algo armónico con cubos, aros y bastones, atractivo para todos los sentidos, combinando lo mejor posible los colores.
Condimentar con algún aliño (queda muy bien una salsa de roquefort – queso azul disuelto en aceite caliente con sal- o una vinagreta suave –aceite de oliva, vinagre, alcaparras y sal-), sal, pimienta en grano, zumo de limón, aceite de oliva o aceto balsámico (en la combinación que se prefiera). Si se utiliza una salsa fuerte como la de queso azul una excelente combinación se podría dar añadiendo alguna fruta semi dulce como peras.

Deja tus preguntas y comentarios aquí!

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.