Inicio Construcción y Materiales El cobre: mineral noble

El cobre: mineral noble

1717
Definición: elemento químico (cuyo número atómico es el #29) de color rojizo, brillante, manuable, conductor de calor y electricidad.

El cobre es un material que nos rodeo cotidianamente, pero cuando decimos “cobre” no nos referimos únicamente a su composición química en sí, sino también a sus aplicaciones, y a sus características que de alguna forma afectan nuestra vida diaria. Créase o no, el cobre es un elemento que se utiliza mucho en la vida doméstica para realizar diversas actividades; pero antes de adentrarnos en los distintos usos lo conveniente es definir más adecuadamente este material.

Conductor, resistente y maleable

El cobre de forma cruda puede definirse como un metal pesado que puede encontrarse en la naturaleza en estado puro o combinado con azufre y una amplia gama de óxidos; si queremos obtener este material en estado puro, se deben eliminar dichas impurezas por reducción. El cobre posee varias propiedades, entre ellas encontramos su alta resistencia a la corrosión, lo cual facilita su uso en el campo de las tuberías; es blando y maleable y a su vez es un gran conductor de calor y electricidad. El cobre también posee una propiedad fundamental; forma el bronce y el latón; todas estas características hace que este elemento se utilice mucho en la construcción de cables eléctricos ya que su capacidad conductora de electricidad es más que necesaria.

Propiedades generales y aplicaciones

El cobre es un elemento químico representado con el número 29 en la tabla periódica.
El cobre es un elemento químico representado con el número 29 en la tabla periódica.

Como mencionamos previamente el cobre posee varias propiedades que se relacionan con un uso casi cotidiano; este material es tan diverso que resulta ser excelente para los procesos de maquinado como para evitar la proliferación de bacterias. Puede a su vez, utilizarse para decorar y para realizar piezas de arte, como para recuperar materiales de sus aleaciones; su capacidad de deformación en distintas condiciones climáticas (sea en frío o caliente) hace de este material un elemento casi imprescindible.

El cobre puede emplearse para varios sectores de la construcción, y debido a que es un gran conductor de electricidad, más del 50% de éste se emplea en el sector eléctrico; aquí se utiliza para confeccionar productos tales como terminales, cables, enchufes y todos los componentes que se relacionen con lo eléctrico. El resto, alrededor de un 46%, se destina al arte y a la arquitectura; de todas maneras, actualmente, se están buscando nuevas aplicaciones. Un ejemplo calor de esto involucra a la tecnología de información en donde los chips de cobre son muy habituales por favorecer la transmisión de datos en la web. Este elemento también se emplea como sistema de calefacción central; la misma permite transmitir el calor por sobre otros metales, además cuenta con la ventaja de aumentar la velocidad de calefacción (caldera) lo que nos brinda una disminución del costo de energía.

varillas-cobreAunque para muchos de nosotros los usos del cobre sean casi desconocidos, debemos señalar que es muy improbable que durante el día no utilicemos algo hecho en cobre o con componentes de éste. Por ejemplo, los relojes contienen piezas de cobre, las calculadoras están compuestas por pequeños circuitos realizados enteramente en cobre; los mecanismos de las cámaras de fotos poseen piezas de cobre, como así los circuitos eléctricos de automóviles o de computadoras. El mercado está produciendo utensilios de cocina hechos en cobre, tales como ollas y teteras, etc. Pero metiéndonos en un terreno más complejo, podemos ubicar al cobre en otros campos; las instalaciones de agua fría o caliente, de desagües cloacales y gases medicinales están hechas de cobre.

Durante muchos años el cobre ha demostrado tener una eficacia inigualable, éste no sólo nos ofrece calidad y versatilidad, sino también un menor nivel de contaminación ambiental y de salud ya que no contamina el agua ni produce gases nocivos en los sistemas de calefacción. Los tubos y accesorios de cobre pueden empleares con mucha seguridad en cualquier tipo de instalación: multifamiliares, unifamiliares, industriales, etc.; esto se debe a que sus características los avalan: es resistente, se dobla con facilidad y puede utilizarse tanto en el exterior como en el interior de la vivienda. En caso de querer comprar tubos de cobre para realizar obras de fontanería, los mismos están disponibles en tamaños que van desde 6 hasta 100 mm; los mismo suelen traer accesorio también hechos del mismo material. La calidad de estas piezas es excelente; y si comparamos el precio del material y su instalación con el de otro tipo de tuberías, podemos decir que es más que accesible.

Deja tus preguntas y comentarios aquí!

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.