Inicio Construcción y Materiales El amianto, tan aislante como peligroso

El amianto, tan aislante como peligroso

2211
Definición: silicato de cal con alúmina más hierro que se presenta en fibras incombustibles.

Existen varios elementos que utilizamos en nuestra vida cotidiana pero no nos percatamos de ello, el amianto forma parte de este grupo; este material fue utilizado en demasía durante la época clásica por los griegos y los romanos debido a sus excelentes propiedades. Su auge se produce recién en 1900, luego de la revolución industrial, y es allí en donde comienzan a explotarse sus yacimientos; su nueva participación se va a dar durante la Segunda Guerra Mundial para la confección de diversas armas y material militar. Su uso empieza a tener declives a partir de los años 80’ y en los 90’ se hace realidad su prohibición debido a sus efectos nocivos para el organismo de los seres humanos.

Un elemento peligroso

Sus reiteradas asociaciones con casos de cáncer como de otras patologías tornó al amianto en un material poco confiable y hasta peligroso. Podemos definir el amianto como un grupo de minerales que se encuentran esparcidos en la naturaleza en pequeñas fibras que pueden llegar a inhalarse fácilmente y son nocivas para nuestro organismo. Los problemas de salud que pueden causar son muy serios; cuando el asbesto pasa al aire y respiramos sus fibras, podemos sufrir cáncer de pulmón, cáncer en el pecho o en la cavidad abdominal y un cicatrizado del tejido pulmonar conocido como asbestosis.

Aplicaciones del amianto

Las fibras de amianto se utilizaban en los materiales de construcción hasta que se descubrió su peligro.
Las fibras de amianto se utilizaban en los materiales de construcción hasta que se descubrió su peligro.

Estos materiales se encuentran presentes todavía en la industria de la construcción en grandes cantidades, tanto en las instalaciones como las mezclas que se utilizan, y esto debe ser prohibido ya que para que este material pueda utilizarse deben seguirse ciertos patrones como legislaciones. En España, por ejemplo, existe un reglamento establecido para los trabajos que se realicen con amianto, a su vez regula otras actividades como las operaciones de demolición y mantenimiento. Podemos encontrar amianto en las baldosas, o azulejos para pisos, en los respaldos de las láminas de vinilo para pisos como en los adhesivos para instalar baldosas. Debemos ser cuidadosos cada vez que lijamos una de ellas porque lo más probable es que al hacerlos soltemos fibras al aire que puedan contaminar nuestro organismo, lo mismo ocurre con las láminas de vinilo cuando las quitamos.

Las cañerías de vapor, las calderas y los conductos para hornos también cuentan con dicho material, todos estos elementos se encuentran aislados con mantas de asbesto (amianto) o cinta de papel del mismo material. Las juntas para puertas de hornos y estufas de leña o carbón, junto con los tableros de fibra presada, contienen amianto; los últimos se utilizan como aislamiento alrededor de las calderas y estufas. Estos elementos pueden desprender fibras al aire cuando se corten, rompan, lijen, o rasguen. Créase o no, el asbesto está por todas partes, cuando decidimos remodelar nuestra casa y llevar a cabo procesos de insonorización o decoración es muy probable que estemos en contacto con dicho material. Los rociadores que se aplican en las paredes o los cielos rasos contienen amianto; los materiales flojos o dañados por el agua pueden soltar fibras de asbesto. Los techos, las tejas, los enchapados de paredes externas hechas de asbesto-cemento contienen amianto, por eso se aconseja no serruchar ni perforar estos materiales para evitar un posible daño al cuerpo. Como podemos ver, este material se utiliza en la confección de varios elementos y por eso debemos ser cuidadosos a la hora de trabajarlos.

Medidas frente al amianto

Para mantener nuestra salud intacta y trabajar con materiales que contengan amianto, debemos seguir ciertas reglas; primero los trabajos que se realicen en el hogar deben estar hechos por personas calificadas y correctamente equipadas para manejar asbesto. En caso de que tengamos que realizar reparaciones menores, debemos fijarnos primero si existe asbesto en los materiales que vayamos a remover, lijar o perforar. En caso de que nuestra casa padezca una inundación, y se han dañado materiales que contienen asbesto debemos dejarlos en su lugar hasta que un profesional entrenado venga a removerlos. No se deben barrer, ni sacudir los muebles o utilizar la aspiradora si existen materiales que pudieran contener amianto, como tampoco lijar o aplanar un piso de asbesto o el respaldo del mismo.

Deja tus preguntas y comentarios aquí!

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.