Inicio Arte y Dibujo Pintura y decoración: combinación de principios

Pintura y decoración: combinación de principios

1440
foto de pintura decorativa en combinación con la paleta del ambiente

plato pintado decorativoHasta el momento hemos hablado en nuestro artículos sobre los estilos, las técnicas y la importancia de cada uno de los movimientos que le brindó al arte gran parte de su identidad; pero las pinturas no sirven únicamente para ser exhibidas en museos. Nuestra casa puede ser un excelente sitio para ellas; decorar los ambientes mediante la colocación de cuadros en las paredes (o bien pintarlas con motivos) no sólo resalta los rasgos de la misma sino que hacen de nuestra vivienda un lugar ameno visualmente para vivir. No es casualidad que en los últimos 5 años, encontremos, en la mayoría de los hogares, cuadros alusivos a profesionales de la pintura: Monet, Picasso, Kandinsky, Da Vinci, Miguel Ángel y otros más. La pintura y la decoración son dos términos que pueden combinarse perfectamente siempre y cuando apelemos al buen gusto y a un asesoramiento profesional en caso de no ser entendidos en la materia.

Agrupar los cuadros en las paredes

La colocación de pinturas en paredes para lograr una perfecta decoración parece algo simple, pero aunque sea difícil de creer, deben tomarse algunas consideraciones para lograr el efecto que estamos buscando. Antes de empezar el procedimiento de “pintura y decoración”, debemos pensar en el motivo del cuadro que vamos a colocar: éste debe entonar con el espacio en donde será situado tanto en paleta como en marco! Es fundamental observar la arquitectura del espacio: ventanas, paredes, altura del techo, puertas, entrada de luz, etc.

cuadros combinados en la pared
La homogeneidad entre los cuadros (con marcos idénticos) logra que su cantidad se vuelva sutil

Es necesario que seleccionemos lo que nos gusta y que a su vez dicha pintura le brinde un toque personal a la casa en la que habitamos, sumando y revitalizando, formando parte pero nunca restando; las tendencias actuales imponen que los cuadros se agrupen formando figuras geométricas, esta es una buena opción si nuestra casa posee paredes pequeñas. En los espacios grandes y bien iluminados, los cuadros se colocan horizontalmente; mientras que en los pasillos estrechos y largos, las pinturas se colocan en hileras. La pintura y decoración tiene su papel principal en las habitaciones: en caso de que éstas sean amplias, podemos colgar un cuadro grande, en especial si la decoración es de tipo clásica.

Aquí se recomienda colocarlos a la altura de quien lo observa; debemos fijarnos que la pintura no sea más ancha que el mobiliario pegado a la pared y que cuando el cuadro es alto y angosto, éste debe ser al menos del ancho de la mitad del mueble. En los sitios angostos o reducidos, es conveniente ubicar los cuadros de forma vertical, de esta forma creamos la ilusión óptica de un techo más alto alargando así el espacio. Si buscamos combinar la pintura y decoración de forma más original, entonces podemos colocar las obras asimétricamente lo que le otorgará dinamismo. La mejor forma de agrupar cuadros es en línea recta a la pared, siempre tratando de formar un rectángulo virtual. También debemos considerar en cambiar la posición de los muebles de la habitación en donde situaremos las pinturas, de esta forma encontramos diferentes puntos de vista para apreciar la pintura. Los cuadros que lucen más pesados se colocan en los espacios inferiores de la pared.

Comprar cuadros con fines decorativos

foto de cuadros simulando ojos de buey
Cuadros simulando ojos de buey en ambientación marina

Anteriormente complementamos la pintura y decoración una vez que teníamos los cuadros elegidos, pero debemos enfocarnos en cómo seleccionarlos. El tipo de casa en donde vivimos, tanto como su carácter, su tendencia y ambiente deben adaptarse perfectamente al estilo de vida que llevamos, es por eso que no se aconseja elegir cuadros que están “de moda”, sino aquellos que relaten nuestra forma de vivir.

Cualquiera que sea la habitación que deseemos adornar necesitaremos decidir qué queremos obtener de ese espacios, es decir, ¿Lo utilizaremos para cenas?, ¿Será un refugio para descansar?, ¿Un cuarto de juego para los niños?, etc. Una vez que establecemos su aplicación procederemos a escoger el tipo del cuadro: pinturas con figuras para los más chicos, antiguas con flores en tonos pastel para una habitación de descanso o paisajes para ambientes de trabajo. Los estilos de pintura y decoración dependerán de los gustos de cada individuo, los más sugeridos son los de entretenimiento, los cuales poseen colores brillantes e incluyen gatos, perros o retratos de comediantes. Los de estilo moderno, con fuertes acentos de negro, plagados de fotos llamativas; o los calmos y recogidos, el cual recrea un ambiente acogedor y cómodo, éstos suelen llevar colores neutrales y temas de paisajes con líneas horizontales.

Deja tus preguntas y comentarios aquí!

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.