Inicio Arte y Dibujo Escultura contemporánea: escuelas y maestros

Escultura contemporánea: escuelas y maestros

8396
escultura moderna contemporánea

escultura contemporáneaLa escultura contemporánea se entiende como una de las más modernas dentro del campo del arte, pero esto no implica que su historia sea breve; la misma fue influida por varios movimientos que la han convertido en lo que hoy es. Durante el siglo XX la escultura ha protagonizado una ruptura con el pasado; podemos asegurar que ésta junto con la pintura, surgieron en este siglo como dos ramas complementarias de una misma búsqueda formal y a su vez persiguiendo fines iguales. Las escultura contemporáneas no fueron hechas únicamente por artistas con el mote de “escultores” sino que éstos eran a la vez pintores, los ejemplos más claros son los de Matisse, Picasso y Degas, ellos utilizaban la volumetría escultórica para verificar la validez de su propia visión.

Características propias de la escuela contemporánea

Las esculturas contemporáneas tienen como característica principal el cambio; durante el siglo XX se pierden las tradiciones técnicas y cae la función conmemorativa que solían tener las obras.

Las funciones tradicionales que solían tener, en especial si hablamos de las religiosas y políticas, se fueron desvaneciendo de a poco; las esculturas contemporáneas ya no son los vehículos de pensamiento y de ética abstractos como lo eran antes; es por esto que en su período se buscan nuevas funciones y simbologías. Este tipo de obras ya incluye otros materiales que antes no eran tenidos en cuenta, los mismos permitían al escultor liberarse de los condicionamientos convencionales; los mismo ocurrió con la aplicación de la metalurgia industrial, ésta permitió a los escultores incorporar metales a sus obras.

"el pensador", Rodin
«El Pensador», por Rodin

Picasso construyó una cabeza de toro con una silla y una manivela de una bicicleta, de esta forma vemos que un objeto tomado de la vida real se incorpora a una escultura y se convierte en obra de arte debido a que se le otorga un valor puramente estético. El impresionismo fue un movimiento antiguo, principalmente pictórico, que brindó algunos aportes al mundo de la escultura, y aunque, al principio, varios entendidos del arte estaban en desacuerdo con emplear esta técnica en dichas obras Augusto Rodín se encargó de demostrar lo contrario. Puede decirse que las esculturas contemporáneas nacieron de su mano; en un viaje que realizó a Bruselas en 1871 descubre los efectos del Barroco Flamenco en obras de Rubens, y luego en Italia, queda seducido por las obras de Miguel Ángel. A partir de allí es donde comienza la era de las esculturas contemporáneas, se rompen los cánones académicos y se deja de lado a la importancia de las críticas del arte oficial.

Rodín padeció la burla de varios de sus trabajos (El Pensador y El Beso), pero a pesar de ello continuó esculpiendo a su manera; las anatomías de sus obras revelaban las deformaciones típicas del Expresionismo.

La escultura contemporánea es, sin lugar a dudas, la que experimenta una revolución más radical; esto sucede porque sus tendencias evolucionan siguiendo un camino paralelo al de la pintura; su punto cúlmine lo alcanza con el cubismo. Aquí la figura humana pierde su omnipresencia para dar paso a las formas geométricas; otra característica que podemos ver en las esculturas contemporáneas es el “patetismo” encontrando así un lenguaje escultórico nuevo.

En conclusión: podemos decir que este tipo de arte surge a través de la geometrización, la abstracción y el expresionismo.

Esculturas contemporáneas en Latinoamérica

Pero no Europa ha visto a la escultura contemporánea, Latinoamérica también ha sido partícipe en este campo; Rogelio Yrutia es considerado uno de los principales artistas argentinos de la primera mitad del siglo XX. Sus obras suelen caracterizarse por un realismo histórico y se observan en ellas las influencias de sus maestros Lucio Correa Morales y Jules Feliz Coutan. Por otra parte, Victor Brecheret es considerado el mejor escultor figurativo del siglo XX, su formación fue clásica: estudió en Italia en donde la academia le hizo depurar su técnica hasta llegar a convertirse en uno de los artesanos más completos. Durante su segundo período en Francia, su estilo adquiere un toque más personal; más adelante sus trabajos se verían influenciados por las culturas indígenas de Brasil. En Venezuela, la llegada del siglo XX supuso una continuación academicista de la escultura; las obras se basaban en tradiciones coloniales y religiosas, estos puede verse en los trabajos de José de la Merced Rada y Manuel González.

(Foto de portada: León Metálico, por Selcuk Yilmaz)

1 Comentario

Deja tus preguntas y comentarios aquí!

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.