El cuidado de la piel en Verano e Invierno

El cuidado de la piel en Verano e Invierno

995
Compartir

enfermedades-de-la-pielSi bien el sol es necesario para el normal funcionamiento del cuerpo humano (participa en la formación de vitamina D, indispensable para evitar el raquitismo y la osteoporosis) el exceso de exposición solar puede generar problemas serios en la salud especialmente alguna enfermedad de la piel. Según las más importantes organizaciones sanitarias, como por ejemplo la O.M.S. u Organización Mundial de la Salud, la incidencia de cáncer de piel derivada a una excesiva exposición solar se ha triplicado en los últimos 50 años. Asimismo se ha calculado que 1/3 de los todos los cáncer en el mundo es un cáncer de piel.

Bronceándonos

Cuando una persona se decide a tomar sol se expone a las radiaciones emitidas por este, esto incluye las radiaciones ultravioletas A y B. Si bien estas son las radiaciones que estimulan la producción de melanina (responsable de la coloración marrón de la piel, efecto estético buscado por los cultores del sol), son también peligrosas y están directamente relacionadas con la producción de manchas en la piel e inclusive nevos y cáncer. Las radiaciones actúan sobre el ADN celular con el potencial riesgo de generar mutaciones celulares y la aparición del temido cáncer. Otros de los órganos afectados por las radiaciones solares cuando una persona se encuentra tomando sol son a nivel oftalmológico con la generación de cataratas y pterigion.

Cuidado de la piel

Le presentamos una series de consejos con el fin de evitar la aparición de manchas en la piel o enfermedades de la piel de mayor gravedad (tumores o cáncer de piel que incluyen tumores basocelulares, espinocelulares o melanomas malignos).

  • Empezar a tomar sol con un FPS (Factor de Protección Solar) alto (más de 25) durante la primera semana de exposición.
  • Colocar el producto con FPS antes de exponerse sobre la piel bien seca, aproximadamente unos 30 minutos previos al baño solar.
  • Usarlo en forma generosa, cubrir todas las zonas del cuerpo sin olvidar regiones como las orejas, parpados, nariz y boca.
  • Controlar que el producto se encuentre correctamente colocado en el cuerpo y reponerlo inmediatamente si entra en contacto con agua o se retira involuntariamente.
  • Evitar la exposición solar durante los horarios comprendidos entre las 11 hs y 16 hs (dependiendo de la ubicación geográfica el horario puede variar).
  • En niños menores se debe prestar especial cuidado utilizando productos específicos según las edades. La piel de los menores es más sensible y debe ser cuidada como tal.

Recuerden: el FPS o Factor de Protección Solar es un número multiplicador del tiempo que necesita nuestra piel para broncearse. Si normalmente adquirimos color en 15 minutos, pero usamos un FPS 10, entonces estaremos multiplicando esos 15 minutos por 10, llevando a 150 minutos el tiempo requerido para broncearnos.

Invierno

En invierno, el frío agrieta la piel pero, al contrario de cuando hace calor, la dermis no segrega el cebo suficiente para contrarrestar los vientos gélidos y el clima seco. Por añadidura, lo mejor es emplear una loción o crema humectante indicada para nuestro tipo de piel (hidratante si nuestra piel es grasa, humectante si es seca). Si notamos que nuestra piel ya luce seca tras bañarnos, entonces ese es el mejor momento para mimarla. Caso contrario, hacerlo cuando volvemos a nuestras casas tras haber sido expuestos a los vientos. Ese será el mejor momento de darle aire para que pueda recuperarse.

Compartir

No hay comentarios

Deja tus preguntas y comentarios aquí!