Wolfgang Amadeus Mozart: biografía de un niño prodigio

Wolfgang Amadeus Mozart: biografía de un niño prodigio

51
0
Compartir
vida de mozart

representación y partitura original de mozartNacido el 27 de enero de 1756 en Salzburgo, Austria, Johanes Chrysostomus Wolfgangus (Wolfgang) Theophilus (Amadeus) Mozart es el máximo exponente de la música clásica de occidente, el más influyente de los intérpretes y el ícono supremo del niño prodigio. Justamente de niño, a los tres años patentiza sus dotes musicales y a los seis compone media docena de pequeñas piezas que aún hoy son interpretadas por músicos de todo el mundo.

Cuando era un niño y bajo las enseñanzas musicales de su padre Leopold, violinista y compositor, desarrolla una extraordinaria capacidad interpretativa con instrumentos de cuerda y tecla y una habilidad genial para la improvisación. Leopold Mozart descubrió en el don de su niño una fuente importante de ingresos llevándolo de gira junto con su hermana Nannerl por los escenarios de las cortes de la Europa del siglo XVIII.

Vida de Mozart: Infancia, adolescencia y muerte

retrato de Mozart de niño
Retrato de Mozart de niño

Linz, Viena, Munich, París, Londres, fueron el terreno fértil en estilos de vida, (Bach, Sammartini) que abonaría la extraordinaria semilla creativa del pequeño. Es por esa época, entre los 8 y los 13 años de vida que crea obras sublimes como la Schuldigkleit des ersten Gabots, La finta semplice, sonatas, óperas y una sinfonía. A esa edad es nombrado Komzertmeister (maestro de concierto) del arzobispo de Salzburgo, hecho que muchas personas han dedicado su vida entera. A los 20 años es distinguido por el Papa con el Caballero de la Escuela de Oro. El 5 de diciembre, de 1791, a la una de la mañana fallece a los 35 años de edad, en la miseria que lo acompañó en gran parte de su lacónica existencia. Hasta la fama resultó una compañera esquiva que no asistió a su triste entierro llevado a cabo en una fosa común, bajo una tempestad y con tan solo cuatro asistentes.

Obra de Mozart

dibujo mozartEn su estancia en Italia escribe Mitrídates, re di pronto, su primera gran ópera que catapultó su reputación como músico. Un año más tarde viaja nuevamente a Munich junto a su madre Anna María con el objetivo de hacer que su renombre redunde en mayores beneficios económicos que los que venía recibiendo e ingresar en la orquesta de Mannheim, epicentro de la tendencia artística europea. Su derrotero lo conduce a París donde se estrena su famosa obra, la sinfonía K297. Pero tan solo son desgracias las que esperan al músico austríaco; su madre muere en esa ciudad en 1778, es rechazado por Aloysia Weber, de quien se enamorara profundamente y es rechazado, también, por la aristocracia parisina a quienes presta sus servicios.
En 1781 compone una serie de obras clásicas como Idomeneo, re di Creta y las sinfonías K318, K319 y K320. Es en ese mismo año, y a sus 25, en que se muda definitivamente a Viena.

En 1782 escribe la ópera alemana (singspiel) El rapto del Serrallo y se casa con la hermana menor de Aloysia Weber, Constanze. Por esa época comienza a contraer deudas que tan solo lo abandonaran al momento de su muerte, a pesar de ser designado Kapellmeister por el emperador José II, ante el deceso de su amigo y compositor Gluck en 1790.
En esos años aciagos continua escribiendo obras como por ejemplo la sinfonía Haffner (1785), Le nozze di Figaro (1786), Don Giovanni (1787), Cosi fan tutte (1790), La flauta mágica (1791), La Clemenza di Tito (1791) y otras obras fantásticas.

Música de Mozart, historia del réquiem

estatua mozart
Monumento a Mozart

Escribió más de 620 obras, 46 sinfonías, 20 misas, 178 sonatas para piano, 27 conciertos para piano, 6 para violín, 23 óperas, entre otras, dejando inconcluso el Réquiem en Re menor, encargado por el Conde de Walsegg, obra que fue terminada por su discípulo Sussmayr y los deseos de su esposa.
No fue pacífica la atribución de autoría de este réquiem maravilloso, desarrollándose una amplia disputa, que resultó salvada con la aparición de los escritos originales casi 50 años más tarde. Beethoven y Tchaikovski no fueron inmunes, como tantos otros, a la influencia de Mozart, que habría de manifestarse en el Concierto para piano N° 20 del primero y en la obra Mozartiana del segundo.

firma
La firma de Mozart

De talento incomparable, Mozart reúne en su persona todas las virtudes de un músico y las exalta con su genio. Su precocidad y el dominio técnico sobre todas las formas de composición, sus innovaciones en la ópera, en la sinfonía, en la música de cámara, la fuerza y sentimiento que le imprimió a toda su obra, la majestuosidad y el talento que subyace en cada partitura, lo transformaron en el mayor genio creador de la historia de la música occidental.
Sus obras son consideradas perfectas y la moderna neurobiología le atribuye facultades estimulantes del desarrollo cerebral en los nonatos.

Doscientos cincuenta años después descansa en el cementerio de Viena. El tiempo ha realizado la alquimia de transformar su carne en bronce imperturbable y su genio musical deambula más vigente que nunca por el aire de la humanidad.

No hay comentarios

Dejar una respuesta