Golpe de estado: concepto e historia

Golpe de estado: concepto e historia

2309
Compartir
los golpes de estado

Cada nación tiene su historia, y por más que hoy, muchas de ellas sean extremadamente poderosas, seguramente han pasado por algún episodio dramático; guerras, enfermedades, crisis, etc. El golpe de Estado ha azotado a casi todo el mundo; ésta es una forma arcaica de remover un Gobierno, violando todas las leyes democráticas posibles; Latinoamérica se caracterizó siempre por ser una región “quedada” o con respecto a la evolución mundial. Es que si nos fijamos bien España ha tenido dictadores, como Alemania y sin embargo encontraron la forma de superar la situación y son hoy países completos, con una estabilidad económica y social envidiable.

Los golpes de Estado en el nuevo continente fue avalado muchas veces por sus mismos ciudadanos; uno de los casos más conocidos es el de Argentina, nación que padeció el Golpe de Estado encabezado por Rabel Videla en el año 1976. La consecuencia del mismo fueron 30.000 desparecidos, miedo, violencia, una guerra innecesaria y el gradual crecimiento de la deuda externa; consecuencias que le permitieron a los argentinos repensar su forma de actuar y aprender de sus errores, que hasta el día de hoy esperan no volver a cometer.

¿Qué es un golpe de Estado?

Golpe de Estado de Argentina (de 1976 hasta 1983)
Golpe de Estado de Argentina (de
1976 hasta 1983)

Paradójicamente, el Golpe de Estado, a diferencia del concepto Democracia puede definirse técnicamente; según el diccionario de la Real Academia Española, un golpe de Estado es una medida grave y violenta por la cual se toman los poderes del Estado, usurpando las atribuciones de otro. Si queremos una definición un poco más corta y concisa, podemos decir que es una usurpación violenta e ilegal del poder de un país por parte de un grupo; sin nos adentramos en temas legales, podemos afirmar que esta acción viola y vulnera la legalidad institucional vigente en un país. Este golpe se lleva a cabo por un grupo de individuos que pretenden derrocar o sustituir al régimen existente utilizando la fuerza; el fin es sustituirlo por otro que está organizado por dicho individuos golpistas.

Un Estado democrático se caracteriza por la división de poderes; ejecutivo, legislativo, judicial; cuando se lleva a cabo una acción de este tipo, dichos poderes se anulan, haciéndolos uno solo el cual será manejado por un integrante. Durante largos años, el Golpe de Estado fue el instrumento preferido de los inadaptados del Tercer Mundo para derrocar gobiernos a diestra y siniestra; la insuficiente madurez política como factores de pobreza, malos sistemas económicos y una larga tradición militar, hizo que muchos países sean propensos a este tipo de derrocamiento. La principal característica de esta acción es el predomino de las fuerzas armadas por sobre las demás instituciones de Gobierno; el presidente es nombrado por los jefes de dichas fuerzas y el parlamento reemplazado por distintos mandos de la Junta de Comandantes. Como si esto fuera poco, las garantías constitucionales desaparecen, es decir, que las personas encontradas en actividades políticas serán perseguidas como delincuentes, la Justicia y Policía serán reemplazadas por estas fuerzas armadas que sirven al nuevo régimen.

El golpe de Estado que protagonizó Argentina en 1976

abuelita de plaza de mayo
Las abuelas de Plaza de Mayo son un símbolo
de la lucha por los derechos humanos

Argentina tuvo su mayor Golpe de Estado el 24 de Marzo de 1976; en ese entonces ocurrió lo que muchos imaginaban, Isabel Perón fue detenida y trasladada a Neuquén; mientras que la junta de comandantes tomó el poder, la misma estaba integrada por Jorge Rafael Videla, Eduardo Emilio Massera y Orlando R. Agosti; se designó como primer presidente de facto a Rafael Videla quien llevó a cabo lo que denominó como “Proceso de Reorganización Nacional”. El ministro de economía fue José Martínez de Hoz quien aseguró detener la inflación y estimular la inversiones extranjeras, de todas maneras tanto la deuda pública como privada se duplicaron. Durante este período la Junta Militar impuso el terrorismo de Estado, el cual tenía como objetivo destruir toda forma de política popular; el régimen impuso su fuerza sobre todas las formas democráticas: políticas, sindicales, sociales, etc.; de esta forma se registraba el período más sangriento de la historia Argentina, que tuvo como resultado 30.000 desaparecidos, la caída en la guerra de Malvinas y cicatrices imborrables que sólo naciones con las mismas experiencias podrían comprender.

No hay comentarios

Deja tus preguntas y comentarios aquí!