CITOMEGALOVIRUS DURANTE EL EMBARAZO

Se conoce como citomegalovirus al virus de la familia Herpes Viridae que provoca en las celulas infectadas agradandamiento de tamaño (cito=célula, mega=grande).

> ABCpedia > Salud y Prevencion > Embarazo > Citomegalovirus en el embarazo

Recomendar

Efectos del contagio de citomegalovirus durante el embarazo

Existen varias clases de virus que pueden hacerse presentes en distintas etapas de nuestras vidas; la infección de citamegalivirus es una infección viral que suele darse habitualmente en niños y en menos ocasiones en adultos, el problema aquí es que no se producen síntomas. Este virus forma parte de la familia del herpes y sus víctimas son los niños pequeños y algunas mujeres embarazadas; estudios recientes aseguran que entre el 50% y el 80% de las mujeres de edad fértil lo han padecido y por eso no necesitan preocuparse de contraerlo durante el embarazo. Cuando se aparece el citomegalovirus en el embarazo puede producirse una transmisión de éste al feto; en un bajo porcentaje de los casos, la infección provoca enfermedades graves, incapacidades e incluso la muerte del recién nacido.

Transmisión y síntomas en el bebé del CMV

El citomegalovirus es una enfermedad provocada por un virus de ADN; la transmisión del mismo se realiza a través de varios fluidos corporales: contacto de persona a persona, sexo vaginal, anal u oral, transfusiones de sangre, por uso de jeringas compartidas, en el parto, lactancia o en el embarazo. Los síntomas del citomegalovirus en el embarazo pueden presentarse únicamente si la mamá posee una disminución en sus defensas naturales, es decir, si ella está bajo tratamiento con corticoides o si tiene alteraciones inmunológicas. En estados Unidos, el citomegalovirus en el embarazo es muy común, en caso de que ocurra primoinfección (por primera vez) durante este período, existen mayores riesgos de infectar al feto. Este mal, a su vez, afecta a 40.000 niños por año, sólo en Norte América.

Las vías de transmisión al bebé pueden ser tres: trasplacentaria (durante el embarazo), en el nacimiento (debido a la ingesta de secreciones infectadas) o postnatal (a través de la lactancia). El citomegalovirus en el embarazo es capaz de causar un parto prematuro y que el recién nacido tenga un peso inferior al que debería al momento del parto; las infecciones son habitualmente asintomáticas, pero en ocasiones produce la inflamación de los ganglios, fiebre, cansancio, náusea, debilidad o alteraciones de la visión.

El mayor riesgo de transmisión hacia el feto lo poseen aquellas embarazadas con serología negativa; el citomegalovirus en el embarazo se presenta entre el 0,5% y 2,5%. Aunque como dijimos previamente existe una carencia de síntomas en el 90% de los casos, sin embargo éstos pueden presentarse como hipoacusia, retraso mental, alteraciones motoras, corioretinitis, alteraciones dentales, etc. Estos síntomas suelen aparecer después de años de nacido; sólo en el 5% de los casos, los recién nacidos presentan síntomas de infección generalizada que comprenden esplenomegalia, hepatomegalia, microcefalia y petequias.

citomegalovirus en el embarazo

Las madres pueden contagiarse
de CMV y transmitirlo al bebe

citomegalovirus durante embarazo

Diagnóstico y tratamiento del citomegalovirus (CMV)

El citomegalovirus en el embarazo puede diagnosticarse o detectarse en el feto mediante una amniocentesis; para realizarla el médico introducirá una aguja delgada en el abdomen de la mamá para poder extraer una pequeña cantidad de líquido amniótico. Luego, en el laboratorio, se analizará y así puede detectarse no sólo el citomegalovirus sino cualquier otra anomalía; no obstante, no pueden detectarse síntomas graves de la enfermedad es por eso que el médico nos recomienda siempre realizar un ultrasonido para buscar anomalías cerebrales o signos de infecciones graves. Hoy en día no existen ningún tratamiento para evitar que una mujer infectada con este virus lo transmita al feto, tampoco existe un tratamiento que pueda prevenir las complicaciones que dicho virus pueda generar. De todas formas, los expertos están investigando un tratamiento con inmunoglobulina, se cree que ésta puede ayudar a prevenir o aliviar los síntomas en el bebé. Las mujeres que tienen hijos chicos o que trabajan con ellos pueden reducir el riesgo a contraer el citomegalovirus tomando todas las medidas higiénicas posibles. Para evitar contraer el citomegalovirus en el embarazo la mujer debe: desechar cuidadosamente los pañales o pañuelos descartables, lavarse bien las manos después de cualquier contacto con orina o saliva, evitar compartir vasos o utensillos con niños, etc.

Realice una búsqueda de contenido en nuestro sitio