LA ANEMIA DURANTE EL EMBARAZO

Se llama anemia a la disminución total o proporcional de hematíes (células sanguíneas también conocidas como glóbulos rojos) que ocasiona signos y sintomas característicos.

> ABCpedia > Salud y Prevencion > Embarazo > Anemia en el embarazo

Recomendar

El metabolismo del hierro y la anemia durante el embarazo

El embarazo necesariamente conlleva diversos cambios en el metabolismo de la mujer, dichos cambios generalmente están relacionados con las necesidades nutricionales para abastecer correctamente lo que el nuevo cuerpo que está gestándose dentro de nosotros demanda. El nuevo territorio sanguíneo originado por la placenta produce un aumento progresivo del volumen de sangre que circula por nuestro organismo; dicho aumento tiene lugar alrededor de la décima semana de gestación extendiéndose a las 34 semanas aproximadamente.


Todo este proceso que, explicado parece bastante simple pero está muy lejos de serlo, conlleva a una dilución tanto de los componentes de la sangre; esto a su vez provocará un aumento de los glóbulos rojos pero sin alcanzar a compensar el aumento del plasma.

Para que dicha elevación se produzca es necesario que el cuerpo adquiera o disponga de una cierta cantidad de hierro para dar lugar a la hemoglobina, principal componente de los glóbulos rojos y cuya función es transportar el oxígeno hacia los diferentes órganos; en caso de carecer de hierro es muy probable que suframos anemia.

anemia
Se debe considerar anemica
a toda mujer embarazada

Definición de anemia en el embarazo

La anemia en el embarazo suele ser un problema muy frecuente entre las futuras mamás, aunque muy pocas veces pueda llegar a ser una complicación seria debe ser tratada con mucha atención. Podemos decir que la anemia se define como la disminución de la masa de hemoglobina en el período de gestación; se considera anemia cuando el nivel de hemoglobina en el primer y tercer trimestre es menor a 11 gr% y cuando éste es inferior a 10,5 gr% en el segundo trimestre.

La anemia en el embarazo que pueda considerarse severa necesita de una inmediata hospitalización para un correspondiente estudio; no nos olvidemos que el embarazo es una condición que predispone a que se manifieste esta patología. Esto se debe al desfasaje de la masa eritrocítica y el incremento del volumen plasmático; a su vez, puede existir un agravante el cual se manifiesta como pérdida de sangre debido a una enfermedad médica contaminante.

anemia y embarazo

El tratamiento de la anemia en el embarazo se realiza a base de la
administracion de dosis extras
de hierrro

 

Causas de la anemia durante la gestación

La anemia en el embarazo suele ser de tipo ferropénica, al menos en los 90% de los casos, la misma surge por una insuficiente ingesta de hierro; muy raramente se dan los casos de anemias megaloblásticas cuya causa es el déficit de vitamina B12. Pero la anemia durante el embarazo puede darse por otras causas que son un poco más frecuentes, nos referimos a la pérdida aguda de sangre, hemolisis y a enfermedades sistemáticas crónicas. En caso de padecer esta patología se presentarán varios síntomas imposibles de no percibir; entre ellos los más comunes son la fatiga, palpitaciones, somnolencia, taquicardia, palidez, sudoración y dificultad para respirar. En caso de que esta patología se presente en grado severo es muy probable que padezcamos una inestabilidad hemodinámica lo que está asociado con las pérdidas de sangre.

Tratamiento para las embarazadas

Aunque la anemia en el embarazo es algo muy frecuente en las futuras mamás, genéticamente son los hombres quienes están más predispuestos a padecerla; de todas formas, enfocándonos en las madres, el único tratamiento contra este mal es el consumo de hierro. La demanda de este mineral durante el período de gestación es de 350 mg para el feto y placenta, 450 mg para incrementar la masa de hemoglobina, 250 mg por pérdidas durante el parto y 250 mg por las pérdidas basales. A esto debemos agregar las necesidades cotidianas que tenemos con respecto al hierro; cuando estamos amamantando necesitamos una buena reserva de este mineral, al menos 1mg por día. Si una mujer comienza su embarazo sin reservas de hierro, no recibe un suplemento adecuado y presenta hemorragias continuas entonces no sólo se establecerá una serenar anemia en el embarazo sino que la salud tanto nuestra como del bebé peligrará. Se recomienda consumir alimentos ricos en este mineral, tales como carnes rojas (bien cocinadas), hígado, riñones, pollo y pescado; se debe evitar el café y el té.

embarazo y anemia
Realizar un tratamiento con hierro puede reducir los riesgos de enfermedades en las madres
y los bebes

Realice una búsqueda de contenido en nuestro sitio