Leucemia felina

Leucemia felina

664
Compartir
leucemia felina

La leucemia felina es una enfermedad que infecta a los gatos a través de un virus identificado como VLFe. Los gatos infectados o portadores de dicho virus, son trasmisores de la enfermedad a través de la saliva y de las secreciones nasales. Dependiendo del estado del sistema inmune del animal éste puede derrotar el virus, de lo contrario el mismo resulta mortal. Las gatas portadoras, que están preñadas pueden transmitir el virus a sus crías durante la gestación o la lactancia ya que la trasmisión se relaciona con el subgrupo al que pertenece el virus.

La leucemia felina se la relaciona como cáncer en la sangre, ya que atacan las células blancas, es decir los linfocitos, también llamados glóbulos blancos, son los que protegen al organismo contra las enfermedades y las infecciones. Los síntomas de la leucemia felina son varios, incluyen perdida de pelo, de apetito, enfermedades buco dentales, infecciones, inflamación de los ganglios linfáticos, fiebre, fatiga, pérdida de peso, derivando en fiebres, diarreas, ictericia, aseo deficiente, y pancitopenia es decir reducción en la cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas en la sangre, entre otros.

Los gatos infectados con leucemia felina, sufren de inmuno supresión, tanto los domésticos, como los salvajes leones, guepardos, leopardos, y demás felinos. Vale aclarar que la leucemia felina no se trasmite a los caninos ni a los humanos. La incidencia de esta enfermedad se da en mayor proporción en los gatos rurales, en lo de ciudad, en los callejeros, debido a que la población es mayor y tienen más contacto unos con otros. Los gatos con leucemia felina pueden permanecer asintomáticos durante un tiempo, en la primera fase el virus entra a través de la faringe, en la segunda fase entra al torrente sanguíneo, en la tercera fase se infecta el sistema linfático, en la cuarta fase el virus controla el sistema inmunológico para después infectar la medula ósea.

La auto defensa del felino es luchar por la sobrevivencia, por esta razón, la leucemia felina se descubre cuando los síntomas son muy evidentes. Los gatos luchan hasta el final, y hay casos en que combaten la enfermedad y se vuelven totalmente inmunes, convirtiéndose en portadores sanos, pero trasmisores del virus. Hay vacunas contra la leucemia felina que no son efectivas, es mas se han registrado efectos secundarios graves. Los felinos son muy delicados y rechazan muchas medicaciones, por lo tanto hay que ser prudente en la administración de las mismas.

Compartir

No hay comentarios

Deja tus preguntas y comentarios aquí!