Equinoterapia: caballos que curan

Equinoterapia: caballos que curan

662
Compartir
equinoterapia

A la equinoterapia la podemos definir como “caballos que curan”. Desde tiempos inmemoriales se ha comprobado que la relación de los seres humanos con los caballos producía grandes cambios anímicos que beneficiaban a las personas. Con el tiempo y con la evolución de las enfermedades, en los seres humanos se comenzó a utilizar a estos animales como medio terapéutico, obteniendo éxitos increíbles. La equinoterapia se utiliza en la rehabilitación de enfermedades psíquicas y físicas, esta terapia se fundamenta en ciertos principios básicos como: la trasmisión del calor corporal, emite serenidad y contención, los impulsos rítmicos del caballo producen un movimiento en el campo energético de los humanos, alineando sus cuerpos físico emocional y mental.

El comportamiento de los caballos es de origen noble y equilibrado, su naturaleza herbívora, permite detectar todo tipo de peligros hasta los subyacentes, debido a que sus sentidos no están interferidos por una alimentación densa. La equinoterapia se basa en el principio de que los caballos se relacionan a través de la conciencia emocional con los seres humanos y lo que sienten se refleja en su conducta.

En la equinoterapia al paciente, se le movilizan las emociones que lo perturban, el miedo, la angustia o la depresión, revirtiendo esos estados mentales. Por lo tanto la equino terapia produce la cura desde lo sensorial, en lugar de hacerlo desde lo verbal como ocurre con el psicoanálisis.  Dependiendo de la contextura física del paciente y de su patología, en equino terapia se elige el caballo adecuado por parte del equino terapeuta. Estos animalitos han sido entrenados para realizar estas tareas y por su extremada inteligencia, saben y conocen su función. La equinoterapia es una tarea apasionante, y los resultados son exitosos, ya que cubre una variedad de patologías a sanar. Depresión, ansiedad, trastornos de soledad, desordenes alimenticios como la bulimia y la anorexia, ataques de pánico, fobias, trastornos de conducta, agresividad, y mejora notablemente el estado de ánimo de las personas con enfermedades terminales.

El contacto con los caballos mejora los niveles cognitivos, los problemas de personalidad y los trastornos en la comunicación. A través del movimiento del caballo, se estimulan los músculos y las articulaciones del paciente. Los trastornos de discapacidad como autismo, esclerosis múltiple, traumas cerebrales, distrofia muscular, y enfermedades neurodegenerativas se ven atenuadas con la equino terapia. Se recomienda la consulta con el equino terapeuta para otro tipo de enfermedades, algunas son apropiadas para montar a caballo y otras se realizan caminando a la par del animal.

No hay comentarios

Deja tus preguntas y comentarios aquí!